Energías Renovables en Santiago de Compostela

El ahorro es algo fundamental para las empresas y los particulares, al igual que es importante el poder disponer de calefacción en una vivienda, oficina, local, etc. Por ello, en INSTECO le proponemos la utilización de energías renovables para el funcionamiento de su calefacción y agua caliente.

Les ofrecemos tres sistemas de energías renovables que le aportarán el calor y agua caliente que necesita con un ahorro importante sobre los sistemas tradicionales de calefacción:

» La energía solar

Es aquella que calienta el agua con la energía de la radiación solar. Consiste en que los rayos del sol radian sobre superficies tratadas para que absorban la máxima energía. Ésta es transmitida al fluido de trabajo que al circular calienta los radiadores o el suelo radiante, calentando la estancia a la que es trasmitida. Además, puede ser utilizada para calentar el agua de piscinas.

Es una energía limpia y segura. Este sistema de energía se puede instalar tanto en nuevas construcciones como en edificios ya construidos.

» La biomasa

Consiste en el aprovechamiento de residuos vegetales para la producción de energía a través de su combustión, y así generar calor.

La instalación de sistemas de calefacción por biomasa es muy utilizado en la actualidad, puesto que puede suponer un ahorro de un 50% con respecto a otros sistemas como el gas o el gasoil. Además de seguro y limpio para el medio ambiente.

El combustible de la caldera son pequeños pellets que la caldera va consumiendo de manera progresiva para mantener la temperatura, a una vivienda de modo limpio y sin contaminar.

Este sistema se puede instalar tanto en viviendas o construcciones nuevas como en las ya construidas.

» La energía geotérmica

Se produce gracias a la temperatura existente en el interior de la tierra, que gracias a una bomba de calor geotérmica se transforma en energía para la producción de agua caliente, calefacción e incluso refrigeración.

La energía geotérmica se puede usar tanto en edificaciones grandes que requieran gran cantidad de energía para calentar como bloques de viviendas, oficinas, hospitales, hoteles... así como para construcciones con menos consumo, como pueden ser las viviendas unifamiliares, casas de campo y chalés. También se puede instalar en locales ya construidos.